MORELIA, Mich., 20 de febrero de 2017.- Antes de aterrizar propiamente en el sentido de este artículo, me gustaría recordar dos hechos históricos, que me ayudarán a darle claridad a algunas ideas que hoy les quiero compartir.

Los años 20 fueron una década de grandes transformaciones y muchas mujeres comenzaron a movilizarse para lograr mayor igualdad social y cívica, lo cual llevó a cambios en la opinión pública sobre el rol de la mujer en la sociedad. Este momento histórico coincidió con el inicio de una agresiva expansión de la industria tabacalera.

En marzo de 1929, un grupo de mujeres se manifestó por las calles de Nueva York en contra de la desigualdad sexual. En sus manos enarbolaban en alto cigarrillos a modo de ‘antorchas de libertad’ como metáfora de la resistencia frente a los tabúes y discriminaciones que sufría la población femenina. Por aquella época, esa práctica no era bien vista en una mujer, el uso femenino de cigarrillos estaba asociado con la decadencia moral y la promiscuidad. Hay quienes dicen que este movimiento fue cuidadosamente financiado y orquestado por la industria tabacalera, principal interesada en la expansión de su mercado. Esto es, propaganda, suspicazmente disfrazada de movimiento social.

La nota completa aquí:
Quadratín Michoacán