OAXACA, Oax., 21 de agosto de 2020.- El municipio de Tontontepec de Villa de Morelos, ubicado en la Sierra Mixe de Oaxaca, no espero un decretó que prohibiera el consumo de alimentos chatarra, ya que desde mayo le cerró el acceso a las empresas que venden y distribuyen comida y bebidas con alto contenido calórico.

El motivo fue uno solo: cuidar la salud de sus habitantes debido a la pandemia de la Covid 19.

En mayo pasado cuando los contagios y decesos a consecuencia del virus SARS-CoV-2 alcanzó su máximo, las autoridades de ese municipio determinaron no solo prohibir el paso a personas foráneas también a las empresas que distribuyen alimentos considerados chatarra.

Así, los anaqueles de las tienditas quedaron vacías de la venta de sabritas, refrescos, donas y toda comida que no representa una alimentación adecuada.

A la fecha, este municipio se mantiene libre de Covid 19 y a la par los habitantes aprendieron poco a poco a disminuir el consumo de este tipo de alimentos.

En Oaxaca, apenas el 5 de agosto, diputados de la 64 legislatura local aprobaron un decreto de reforma a la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del estado para prohibir la distribución, venta, regalo y suministro de bebidas azucaradas y alimentos chatarra a menores de edad.

La reforma aprobada ha generado polémica en el estado porque pega a un sector comercial local e incluso se recaban firmas para vetarla.

Pero en Totontepec esto ya estaba dispuesto y no necesitaron de un decreto para llevarlo a cabo.

El presidente municipal Toribio Bravo Reyes declaró que en esta localidad no se da acceso a empresas como Coca-Cola, Bimbo, Gamesa, Sabritas, Barcel, Pepsi y todo tipo de marcas de bebidas alcohólicas, porque se trata de cuidar la salud de todos sus habitantes.

Con esta medida, en la localidad se ha fortalecido el consumo interno de la producción local de vegetales, granos y todo lo que se cultiva en los campos de este municipio.

Otra característica es que aunque no está erradicado en su totalidad el consumo de ciertos productos, los menores de edad también aprenden la importancia de no consumir estos alimentos y apoyar a sus papás en el cultivo de sus propios alimentos.