CIUDAD DE MÉXICO, 21 de octubre de 2020.- Atrincherados en su antigua sede, amurallados por vallas metálicas y 350 policías, senadores de Morena y comparsas del PES y el Partido Vende, digo, Verde, consumaron el “fideicomicidio” ordenado desde Palacio Nacional. Por 65 votos a favor y 51 en contra el gobierno de la “Cuatroté” se echó a la bolsa 68 mil millones de pesos que, según el presidente López Obrador, fueron rescatados de la corrupción sin fondo.

De nada sirvieron plantones y desplegados de colectivos sociales reclamando audiencia para impedir el “fideicomicidio”.

El caso es que urgía la lana y los legisladores del presidente estaban obligados a cumplirle a su jefe máximo.

Ahora los apoyos, becas, pensiones, estímulos e inversiones en desarrollo y tecnología serán atendidos y palomeados en Palacio.

Según el presidente, los “verdaderos” deportistas, científicos, estudiantes, cineastas, ex braceros, víctimas, perseguidos o damnificados por desastres naturales, tienen garantizado el abasto financiero.

¿Habrá colapso como advierten adversarios del régimen?

¿Los nuevos huérfanos de los fideicomisos de veras no sufrirán?

Ya veremos, dijo el ciego…