JUCHITÁN, Oax., 1 de noviembre de 2016.- La etnia zapoteca le rinde culto a sus fieles difuntos Se trata de una tradición ancestral, conocida como Xandu’ o Biguie’ donde los habitantes erigen un altar rústico que, para los zapotecas antiguos, representaba el punto de encuentro con los muertos.

En comunidades del Istmo de Tehuantepec, como Juchitán y Santa María Xadani, los zapotecas conviven con sus fieles difuntos durante los días 30 y 31 de octubre, a diferencia del resto del país, que celebra el Todos Santos el 1 y 2 de noviembre.

Desde muy temprano, las familias comienzan a construir el altar dentro de sus viviendas, porque según los pueblos mesoamericanos es en las viviendas donde se hace el contacto con los espíritus de las personas cuando estas fallecen.