OAXACA, Oax., 23 de octubre de 2020.- Para el anestesiólogo Óscar, este Día del Médico es muy especial por que más que celebrar recuerda a sus amigos, compañeros y guías que han caído en la batalla.

Frente al escenario actual por la pandemia, los médicos se han convertido en los héroes de la bata blanca al combatir en la primera línea un virus desconocido y que modificó de manera total la forma en brindar la atención a la población.

Con siete años de servicio, Óscar explicó que ama su profesión, porque contribuir en la salud pública de la población y salvar vidas es una satisfacción que no se compara con nada.

Oriundo de la ciudad de Oaxaca, el médico es uno de los muchos que están en las áreas Covid 19 y su temor es revelador en su tono de voz.

Detalló que la pandemia del Covid 19 vino a modificar totalmente el ejercicio médico para poder atender a quienes son infectados, incluso a mismos compañeros médicos que han sido abatidos por la enfermedad.

Añadió que ha sido todo un cambio radical el hecho de aprender a trabajar con equipo médico de protección, con jornadas más largas, extenuantes que al final del día se convierte también en mayor estrés.

El miedo a flor de piel

Combatir un virus que reacciona en distintas formas para pacientes con distintas enfermedades se convierte en un miedo y temor a flor de piel, no solo por el hecho de no poder lograr la recuperación de un paciente sino de ser contagiado y de llevar el virus a sus casas y sus familias.

El médico dice que enfrentan también frustración por la falta de empatía de algunos sectores que no creen aún en la exigencia del virus SAR-Cov-2 y no se cuida de manera adecuada.

Óscar manifestó su preocupación porque esa falta de interés de la población de cuidarse va a generar una nueva saturación de hospitales y en consecuencia más carga de trabajo para los médicos.

Desde su centro de trabajo, previo a entrar a la sala de atención, Óscar abrió un espacio para contar a Quadratín Oaxaca su experiencia y hacer un llamado a las y los ciudadanos a ser más empáticos y cuidarse, la única manera hasta ahora de frenar los contagios.